Buscar
  • emmanuel4149

Los Ladrillos: El mejor seguro de tu futuro.

Actualizado: 18 de nov de 2020

Ven, wey. Sólo imagínatelo.



Es el año 2035. Estás en la cúspide de tu madurez. Vives tranquilo, junto al amor de tu vida, tus hijos y tal vez un perro. Te encuentras comiendo en Bruna, mientras consultas por Twitter cómo formarán las Chivas esta noche.



Estás en pleno scroll de la pantalla, cuando sin previo aviso se te planta un ad frente a tus ojos. ¡Boletos a Punta Cana!, es la leyenda de la publicidad que lees emocionado, y procedes a darle el click para averiguar más.



Estás motivado. Desconectarse un poco de la abrumadora cotidianidad tapatía junto a tu mujer, parece una idea fantástica. Tienes solventados tus gastos fijos mensuales y, por consiguiente, no tienes ninguna preocupación financiera que te impida estar en 48 horas inmerso en una piscina, pidiéndole al mesero que pase más cerca de ti que te traiga otro coctel de camarones, con una chela fría. Bien fría.

Chingón, ¿no? Va. Volvamos.



Te habrás dado cuenta que en ningún momento mencionamos que fueras un CEO de una multinacional, o el heredero de una abultada herencia familiar. Lo que sí presumimos fue que, en algún momento de tu vida, hiciste la inversión más inteligente de todas. Compraste un “depa”.



Acá no venimos a “redescubrir el agua tibia” diciéndote que invertir en un inmueble es, prácticamente, un sobre seguro. Eso ya lo habrás leído en algún titular de El Informador o se lo habrás escuchado a algún amigo o familiar. Bah, nada nuevo. ¡Obviamente! Un bien que difícilmente se deprecia, que está blindado contra la hipotética devaluación de la moneda y cuyo valor lo incrementa el mercado con cada “verde” que entra al país, es un negociazo.



Ahora, lo que si te diremos será como sacarle unos pesos de más, a la renta de ese departamento bonitio, que compraste a través de Livingram. (Je, je).



En primer lugar, es importante que calcules el rendimiento real del “depa” y para esto necesitas hacer un pequeño cálculo. ¡Pero no te asustes que no te explicaremos la formulación de la teoría del valor comparativo de David Ricardo! Nada de eso. Únicamente, con que tengas un teléfono con calculadora es más que suficiente.



De modo que dividirás el ingreso anual que te representa la renta del inmueble en cuestión, sobre la totalidad de lo que te costó, y ese resultado lo multiplicarás por 100. Es importante aclarar que, dentro de esta operación, estamos excluyendo los gastos de mantenimiento.



Para entenderlo mejor, trasladémoslo a un ejemplo. Supongamos que el departamento te costó 2,250,000 pesos, y lograste rentarlo en $12,500. Eso se traduce en que el rendimiento real es de 6.67%. Todavía más que el que te ofrecen los bancos. ¿Cómo la ves?

Otro recurso muy válido es el interiorismo. Ahora la fórmula es todavía más sencilla, que la que compartimos dos párrafos arriba. Vas a sumar el costo de todo lo que está en “depa”. Y cuando te decimos todo, es todo (literalmente).



Desde los sofás de la sala hasta la última cucharita del cajón de la cocina. Vas a sumar las estanterías de los libros, los focos y los tapetes. También los vasos, las cobijas, los electrodomésticos y hasta esas réplicas de Monet o Rembrandt que todos tenemos por ahí, colgados.



¿Recuerdas que habíamos hablado de un departamento cómo ejemplo? Pues quédate con eso. Supongamos que, en todo el mobiliario, vajilla y demás, gastaste 100.000 pesos. Eso se lo sumas al coste del “depa”, por lo que obtendríamos un total de $2,350.000. Posteriormente realizarás un estudio de mercado, para poder darte una idea de un precio medio que oscile en el barrio donde se ubica el inmueble. Esto lo puedes hacer tanto presencialmente (es decir, llamando a preguntar a cada arrendador), como virtualmente por plataformas digitales como Airbnb, Booking o Homie.



Recuerda que el valor siempre lo da el mercado. Es por eso que te basarás en el mismo para establecer el precio de renta del departamento. Pero asumamos que quedó en unos 15,300 pesos. De este modo, invirtiendo nada más un 4,4% acabas de aumentar un 20% tu ingreso mensual.



Como te habrás dado cuenta, es supremamente sencillo aumentar tu beneficio apostando por la renta de la finca raíz. No hace falta ser un erudito en el tema para hacer un buen negocio. Y claro, siempre ayuda contar con unos buenos tips que publique el blog de Livingram.


#ExperienciaLivingram



 

(33) 22 58 94 71

  • Instagram
  • Facebook
  • LinkedIn

©2020 por Livingram. Creada con Wix.com